Contador de visitas

viernes, 7 de octubre de 2016

CANCIONES CARLISTAS CHILENAS


VIGÉSIMA PRIMERA Y ÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. REFORMA CONSTITUCIONAL.

Reforma constitucional

Las propuestas que se esbozan brevemente en este programa político son la aplicación práctica del Ideario carlista en el momento actual. Pero no quedarían completas sin una amplia reforma constitucional que adecuara el marco jurídico chileno a su ser tradicional histórico, el que resume el lema Dios, Patria-Fueros y Rey.

En el capítulo dedicado a la Economía, hemos mencionado repetidamente la necesidad de unas leyes morales  que regulen la actuación del Estado y de los actores económicos.

No hay sistema que funcione correctamente si quienes lo gobiernan se apartan de las normas de la moral. Durante los últimos años, la acción de los gobiernos liberales y socialistas se ha encaminado a borrar de la vida pública todo lo que signifique Religión Católica. El resultado ha sido una corrupción general: promiscuidad sexual, familias rotas, drogadicción, enriquecimientos ilícitos, etc.

Por tanto la reforma constitucional debe ir encaminada a:

Declarar la confesionalidad católica del Estado, único medio de evitar la tiranía de los gobiernos, garantizando el sometimiento de la autoridad y la legislación a las normas inmutables del derecho natural.

Distinguir entre soberanía política (el rey y sus gobiernos) y soberanía social (la sociedad real, representada principalmente en las cámaras ).


Dar contenido a la institución monárquica – en las tareas de gobierno, dotando al Rey de Poder Reglamentario y haciendo que presida las cámaras  y las reuniones del Gobierno o Consejo de Ministros, asumiendo el derecho de veto ante las materias más graves, y absorbiendo además, el papel de instituciones como el defensor del pueblo u otras.

viernes, 30 de septiembre de 2016

VIGÉSIMA Y PENÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA UNA JUSTA Y EFICIENTE GESTIÓN ECONÓMICA.


15. Para una justa y eficiente gestión económica

La Economía trata de medios – que no necesariamente son fijos e inmutables – y no de fines.

La Economía es una ciencia. Sobre las ciencias tienen que opinar los expertos y no los grupos políticos. Sin embargo la CTC considera la Economía como importante en cuando de ella dependen el bienestar, el mejor desarrollo de la vida de los ciudadanos la posibilidad de que puedan disfrutar de sus derechos fundamentales.

Los expertos en Economía se sitúan entre dos escuelas extremas: la que dice que debe ser dirigida por el Estado y la que defiende el libre mercado. El siglo XX nos ha dado suficientes ejemplos de los desastres a que lleva el control estatal de la Economía, no sólo en los países socialistas sino todos los que en un momento determinado han optado por un control estatal de algunos aspectos de la misma. Por otra parte, no podemos sino estremecernos ante las miserables condiciones de vida de los trabajadores, bajo la exclusiva ley del mercado, en determinados momentos de la historia.

La CTC rechaza la actividad del moderno capitalismo, cuyo fin es la apropiación del dinero con el endeudamiento perpetuo de la población y la consiguiente acumulación del poder, así como la economía de mercado sin limitación al bien común. También rechaza las soluciones de planificación central por lo que respecta a la propiedad, la asignación de recursos, la producción, y la distribución de los bienes y servicios.

La CTC opta por una economía libre, regulada por leyes morales, donde el poder civil reconoce y promueve la libertad de los agentes económicos, así como el acceso de todos los ciudadanos a la propiedad individual o comunal. En momentos de necesidad o crisis las instituciones políticas deben aplicar medidas proteccionistas, y limitar los excesos de la competencia imperfecta, siempre con carácter subsidiario.

Es importante la intervención del poder en la actividad económica para garantizar esa libertad impidiendo las prácticas abusivas de los poderosos (monopolios y oligopolios) y promoviendo la competencia perfecta allá donde no sea necesaria la protección que nos ocupa.

Rechazadas las soluciones marxistas, no podemos ignorar que los potentes grupos económicos dominan y han convertido en sus servidores a los partidos políticos turnantes, con las consecuencias que estamos padeciendo en la actual situación de crisis.

Por ello la CTC considera fundamental restaurar la Monarquía Tradicional, y los cuerpos intermedios de la sociedad. En ella el Rey, apoyado en los cuerpos intermedios, goza de poder efectivo sobre los grupos económicos. Ante esta imposibilidad, cualquier otro medio que la sociedad arbitre para la designación del Supremo Gobernante será válido, siempre que el elegido admita que el poder lo recibe de Dios y se comprometa a ejercerlo en su nombre, respetando los derechos de sus súbditos.

La riqueza es el resultado de la iniciativa empresarial y del trabajo intelectual y material. Pero no podemos olvidar la importancia de la acción de la Divina Providencia en su creación. La riqueza es base de una estabilidad social. Por eso debe llegar, en lo posible, a todos.

En el momento actual Chile en su desestabilidad social y económica, posee la tasa más alta de endeudamiento a nivel mundial (38 %) según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, seguido de Holanda, Noruega y Suecia.

La promesa liberal-socialista de un paraíso en la tierra nos ha llevado a intentar vivir con más que lo que realmente tenemos, tanto a nivel público, como a nivel privado.

La banca ha contribuido a ello dedicándose a prácticas que se apartan de sus primitivas funciones y han incidido en otras que suponen una aparente creación de riqueza, que se ha demostrado falsa.

Por otra parte, el enorme volumen que ha adquirido el aparato estatal (gobierno central, autonómicos, municipal, parlamentos, senado, etc.) con los escandalosos sueldos de quienes se integran en el mismo es una carga onerosa como nunca se ha dado en la historia ni hoy se da en países cercanos al nuestro, que perjudica seriamente nuestra economía.

Además, padecemos un sistema financiero que descansa sobre bases falsas e injustas que generan periódicas crisis, cada vez más acusadas.

1. Los bancos prestan el dinero procedente de los depósitos “a la vista”.

2. La moneda emitida por los bancos centrales carece de respaldo metálico.

La institución de la limitación de la responsabilidad de los socios a sus aportaciones (sociedades anónimas y de Responsabilidad Limitada) puede convertirse en un modo de eludir la responsabilidad individual en las actividades económicas.

15.01. La CTC defiende la libertad de actuación de las personas y grupos en la producción de la riqueza. La libertad debe de estar regulada por leyes morales.

15.02. La intervención del poder en la actividad económica debe limitarse a garantizar esa libertad impidiendo las prácticas abusivas de los poderosos (monopolios etc.).

15.03. Es necesaria una drástica y pronta reducción del aparato administrativo que gravita sobre nuestra economía.

15.04. Es necesario potenciar la construcción de centrales nucleares para lograr un mayor autoabastecimiento y abaratamiento de la electricidad. También reconsiderar, con criterios económicos, el aprovechamiento de las energías eólica y solar.

15.05. El Gobierno debe apoyar a las PYMES sobre todo en sus conflictos con las multinacionales.

15.06. La moneda circulante debe ser metálica o billetes que representen depósitos de metal precioso.

15.07. Se deben dar los pasos conducentes para que Chile recupere su soberanía que ha ido irremediablemente perdiendo.

15.08. Se debe dar mayor protagonismo a las sociedades de carácter personalista.


15.09. Es injusto el imponer a los ciudadanos cargas tributarias que no hayan sido aceptadas por las Cámaras, salvo casos excepcionales, como la defensa militar.