Contador de visitas

viernes, 30 de septiembre de 2016

VIGÉSIMA Y PENÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA UNA JUSTA Y EFICIENTE GESTIÓN ECONÓMICA.


15. Para una justa y eficiente gestión económica

La Economía trata de medios – que no necesariamente son fijos e inmutables – y no de fines.

La Economía es una ciencia. Sobre las ciencias tienen que opinar los expertos y no los grupos políticos. Sin embargo la CTC considera la Economía como importante en cuando de ella dependen el bienestar, el mejor desarrollo de la vida de los ciudadanos la posibilidad de que puedan disfrutar de sus derechos fundamentales.

Los expertos en Economía se sitúan entre dos escuelas extremas: la que dice que debe ser dirigida por el Estado y la que defiende el libre mercado. El siglo XX nos ha dado suficientes ejemplos de los desastres a que lleva el control estatal de la Economía, no sólo en los países socialistas sino todos los que en un momento determinado han optado por un control estatal de algunos aspectos de la misma. Por otra parte, no podemos sino estremecernos ante las miserables condiciones de vida de los trabajadores, bajo la exclusiva ley del mercado, en determinados momentos de la historia.

La CTC rechaza la actividad del moderno capitalismo, cuyo fin es la apropiación del dinero con el endeudamiento perpetuo de la población y la consiguiente acumulación del poder, así como la economía de mercado sin limitación al bien común. También rechaza las soluciones de planificación central por lo que respecta a la propiedad, la asignación de recursos, la producción, y la distribución de los bienes y servicios.

La CTC opta por una economía libre, regulada por leyes morales, donde el poder civil reconoce y promueve la libertad de los agentes económicos, así como el acceso de todos los ciudadanos a la propiedad individual o comunal. En momentos de necesidad o crisis las instituciones políticas deben aplicar medidas proteccionistas, y limitar los excesos de la competencia imperfecta, siempre con carácter subsidiario.

Es importante la intervención del poder en la actividad económica para garantizar esa libertad impidiendo las prácticas abusivas de los poderosos (monopolios y oligopolios) y promoviendo la competencia perfecta allá donde no sea necesaria la protección que nos ocupa.

Rechazadas las soluciones marxistas, no podemos ignorar que los potentes grupos económicos dominan y han convertido en sus servidores a los partidos políticos turnantes, con las consecuencias que estamos padeciendo en la actual situación de crisis.

Por ello la CTC considera fundamental restaurar la Monarquía Tradicional, y los cuerpos intermedios de la sociedad. En ella el Rey, apoyado en los cuerpos intermedios, goza de poder efectivo sobre los grupos económicos. Ante esta imposibilidad, cualquier otro medio que la sociedad arbitre para la designación del Supremo Gobernante será válido, siempre que el elegido admita que el poder lo recibe de Dios y se comprometa a ejercerlo en su nombre, respetando los derechos de sus súbditos.

La riqueza es el resultado de la iniciativa empresarial y del trabajo intelectual y material. Pero no podemos olvidar la importancia de la acción de la Divina Providencia en su creación. La riqueza es base de una estabilidad social. Por eso debe llegar, en lo posible, a todos.

En el momento actual Chile en su desestabilidad social y económica, posee la tasa más alta de endeudamiento a nivel mundial (38 %) según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, seguido de Holanda, Noruega y Suecia.

La promesa liberal-socialista de un paraíso en la tierra nos ha llevado a intentar vivir con más que lo que realmente tenemos, tanto a nivel público, como a nivel privado.

La banca ha contribuido a ello dedicándose a prácticas que se apartan de sus primitivas funciones y han incidido en otras que suponen una aparente creación de riqueza, que se ha demostrado falsa.

Por otra parte, el enorme volumen que ha adquirido el aparato estatal (gobierno central, autonómicos, municipal, parlamentos, senado, etc.) con los escandalosos sueldos de quienes se integran en el mismo es una carga onerosa como nunca se ha dado en la historia ni hoy se da en países cercanos al nuestro, que perjudica seriamente nuestra economía.

Además, padecemos un sistema financiero que descansa sobre bases falsas e injustas que generan periódicas crisis, cada vez más acusadas.

1. Los bancos prestan el dinero procedente de los depósitos “a la vista”.

2. La moneda emitida por los bancos centrales carece de respaldo metálico.

La institución de la limitación de la responsabilidad de los socios a sus aportaciones (sociedades anónimas y de Responsabilidad Limitada) puede convertirse en un modo de eludir la responsabilidad individual en las actividades económicas.

15.01. La CTC defiende la libertad de actuación de las personas y grupos en la producción de la riqueza. La libertad debe de estar regulada por leyes morales.

15.02. La intervención del poder en la actividad económica debe limitarse a garantizar esa libertad impidiendo las prácticas abusivas de los poderosos (monopolios etc.).

15.03. Es necesaria una drástica y pronta reducción del aparato administrativo que gravita sobre nuestra economía.

15.04. Es necesario potenciar la construcción de centrales nucleares para lograr un mayor autoabastecimiento y abaratamiento de la electricidad. También reconsiderar, con criterios económicos, el aprovechamiento de las energías eólica y solar.

15.05. El Gobierno debe apoyar a las PYMES sobre todo en sus conflictos con las multinacionales.

15.06. La moneda circulante debe ser metálica o billetes que representen depósitos de metal precioso.

15.07. Se deben dar los pasos conducentes para que Chile recupere su soberanía que ha ido irremediablemente perdiendo.

15.08. Se debe dar mayor protagonismo a las sociedades de carácter personalista.


15.09. Es injusto el imponer a los ciudadanos cargas tributarias que no hayan sido aceptadas por las Cámaras, salvo casos excepcionales, como la defensa militar.

viernes, 23 de septiembre de 2016

DÉCIMA NOVENA Y ANTEPENÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA DEFENDER NUESTRA PERSONALIDAD EN EL MUNDO.

14. Para defender nuestra personalidad en en mundo.

14.01. Chile , España y América tienen como punto de encuentro las comunes raíces cristianas. La ideología mundialista, actualmente de moda, nos parece vacua y, por ello, insuficiente. Se debe insistir sobre las “raíces cristianas” como uno de los signos de nuestra propia personalidad.

14.02. Chile tiene que defender su entidad en el mundo sin perder de vista su historia y tradición. Debe hacer valer esta historia como patrimonio propio. Las leyes que vengan contrarias a nuestra tradición cristiana deben ser rechazadas.

14.03. Denunciamos la actual ideología imperante como escandalosa que se ha creado en torno a los países de occidente.

14.04. Nuestra pertenencia a los países de América no puede hacernos olvidar nuestro lazo inquebrantable con la España Tradicionalista Monárquica e Imperialista, ni la condición hispana de Portugal, ni la imperiosa necesidad de reintegrarnos en una sola hermandad americana cuyos reinos nacieron bajo el solar español.

lunes, 19 de septiembre de 2016

DÉCIMA OCTAVA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA PROTEGER Y DAR A CONOCER NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL.

13. Para proteger y dar a conocer nuestro patrimonio cultural y natural

Proponemos coordinar a universidades, organismos técnicos y científicos, municipalidades, cámaras parlamentarias, asociaciones culturales, etc. en planes para la conservación y mejora del patrimonio cultural y artístico chileno.

Es necesario:

13.01. Implicar a particulares y empresas privadas en la promoción cultural y conservación del medio natural mediante una adecuada ley de mecenazgo.

13.02. Crear planes contra la desertización.

13.03. Una lucha eficaz contra los incendios forestales, y una persecución ejemplar contra los pirómanos.

13.04. Promover la creación de organismos técnicos de coordinación con el Ministerio del Medio Ambiente, abocados a la conservación de la naturaleza.


13.05. Evitar la masificación turística en las zonas de sol y playa, y es muy conveniente promover el turismo alternativo, por ejemplo monumental, cultural, natural, rural y deportivo.

viernes, 9 de septiembre de 2016

DÉCIMA SÉPTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA ORDENAR LA INMIGRACIÓN.

12. Para ordenar la inmigración

En los últimos años la inmigración ha pasado a ser uno de los fenómenos más inquietantes para la sociedad chilena. La inmigración no puede ser excusa para políticas de rechazo, ni para políticas multiculturalistas que intentan disolver el sentido de nuestra propia cultura. No se pueden promover políticas de miedo o racismo que engendran recelos hacia los inmigrantes, al igual que no se pueden permitir agravios con respecto a nuestros conciudadanos. Las políticas sociales deben ser proporcionadas y se deben evitar los abusos.

Todo hombre tiene derecho a emigrar, aunque toda sociedad receptora tiene igualmente derecho a proponer sus condiciones de aceptación. Un primer principio a aplicar en esta cuestión es el de la solidaridad. Este principio conlleva tanto a ser generoso en la medida de lo posible con el inmigrante, como realista en la capacidad de acogida de nuestra sociedad.

Los procesos de legalización y nacionalización no pueden estar condicionados por la presión migratoria.

Chile no puede ser uno de los países donde más fácil es obtener la nacionalidad.

Propuestas:

12.01. Toda política de inmigración debe ser canalizada a través de convenios internacionales que primen una inmigración laboral regulada por contratos. Las políticas de reagrupación familiar deben atender especialmente a los fraudes.

12.02. Las políticas de acogida laboral deberán centrarse en aquellos países que comulguen cultural y religiosamente con nuestra sociedad.

12.03. Las condiciones laborales para los inmigrantes deben ser las mismas que para los ciudadanos nacionales: derechos laborales, seguridad social y salario digno.

12.04. Se debe respetar la libertad de cada cual de adherirse al credo que quiera, pero no se permitirá ni promoverá el culto público del Islam, ni se fomentará su enseñanza en las escuelas públicas. Las costumbres islámicas deben subordinarse a nuestra tradición cultural cristiana y a nuestra legislación.

12.05. Se debe evitar un proceso de “guetización” de la inmigración. En muchos países europeos este fenómeno se ha convertido en irreversible. Las políticas municipales son fundamentales ya que pueden ordenar la localización de los comercios o sus horarios.

12.06. No se puede permitir la competencia desleal de los comercios inmigrantes para con los comercios nacionales.

12.07. Las políticas escolares deben contar con el beneplácito de los padres de los respectivos centros y no imponer falsas políticas de asimilación que sólo generan exclusiones sociales.


12.08. La nacionalidad sólo se puede conceder tras un largo proceso en el que el inmigrante demuestre su total integración en la sociedad y los antecedentes penales deben excluir de esta concesión. Por ello las políticas de repatriación, ante la inmigración ilegal, deben ser estrictas. En ningún momento se puede conceder el derecho al voto a la población que no esté nacionalizada.

viernes, 2 de septiembre de 2016

DÉCIMA SEXTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA ATENDER LOS PROBLEMAS DE LA VIVIENDA.

11. Para atender los problemas de la vivienda

En términos de superficie Chile está más cerca de los países con más extensión territorial de América. Sin embargo nos encontramos con la paradoja de que su densidad de población es muy inferior a la de muchos otros países de su entorno. ¿Cómo explicar entonces que el acceso a la vivienda sea un problema en nuestro país?

La economía chilena durante las últimas décadas se ha basado en la edificación y en el consumo. 
La población acude allí donde hay trabajo, y éste se concentra en las grandes áreas metropolitanas, abandonando el campo y sin que se planteen alternativas viables al éxodo rural. Es en estas zonas periféricas de las grandes urbes donde se empiezan a desarrollar las nuevas barriadas que, tanto en el pasado como en el presente, alojan a los llegados de otras zonas de Chile

A nivel municipal, las municipalidades de las zonas más pujantes han jugado la baza de especular con el suelo, haciendo del proceso urbanizador un campo abonado para la corrupción. Frecuentemente han encontrado la complicidad de bancos y otras empresas que han inculcado el anhelo de la vivienda en propiedad con el correspondiente endeudamiento hipotecario.

Es necesario:

Ordenación del Territorio:

11.01. Implantar un sistema político legislativo que contemple el territorio en su totalidad, sin caer en reduccionismos sectoriales ni favorecer intereses particulares.

11.02. Lograr un crecimiento equilibrado a través de planes regionales mediante un Pacto de Estado sobre el Territorio con organismos estatales, autonómicos, municipales y comunitarios.

11.03. Prestar especial atención a los empresarios, fomentando la diversidad económica, la implantación de nuevas actividades en zonas con franco declive demográfico para alcanzar un equilibrio territorial.

Urbanismo:

11.04. Limitar la acción de las municipalidades en materia de gestión del suelo, dotándoles a su vez de instrumentos patrimoniales, o de herramientas fiscales, que les permitan una mayor independencia económica.

11.05. Equipar los nuevos desarrollos de forma que no sea imprescindible el uso del vehículo privado.

Vivienda:

11.06. Fomentar otras formas de habitación distintas de la propiedad, como el alquiler, la superficie, la propiedad limitada, la concesión administrativa, especialmente para colectivos con mayor dificultad para acceder a la vivienda.

11.07. Fomentar la adaptación de las viviendas para las necesidades y consumo energético de sus habitantes: familias, personas solas, ancianos, etc.